domingo, 18 de octubre de 2009

Pétalo 151 :) ¿Para qué tirar de la soga?

Hace unos días recibí este cuento por correo y desconozco su autor, lo cierto es que me ha venido como anillo al dedo para tratar un tema recurrente en las organizaciones actuales, dice así:

Cuentan, que una bellísima princesa estaba buscando consorte. Aristócratas, caballeros, y adinerados señores habían llegado de todas partes para ofrecer sus maravillosos regalos.

Joyas, tierras, ejércitos, telas, doblones y tronos conformaban los obsequios para conquistar a tan especial criatura.

Entre los candidatos se encontraba un joven plebeyo, que no tenía más riquezas que amor y perseverancia.

Cuando le llegó el momento de hablar, díjo:

- Princesa, te he amado toda mi vida. Y como soy un hombre pobre y no tengo tesoros para darte, te ofrezco mi sacrificio como prueba de mi amor.

Estaré cien días sentado bajo tu ventana, sin más alimentos que la lluvia y sin más ropas que las que llevo puestas. 

Ésa es mi dote ...

La princesa, conmovida por semejante gesto de amor, decidió aceptar.

Tendrás tu oportunidad: Si pasas la prueba, me desposarás.

Así pasaron las horas y los días.

El pretendiente estuvo sentado, soportando los vientos, la nieve, y las noches heladas.

Sin pestañear, con la vista fija en el balcón de su amada, el valiente vasallo siguió firme en su empeño, sin desfallecer por un instante. 

De vez en cuando la cortina de la ventana real dejaba traslucir la esbelta figura de la princesa, la cual, con un noble gesto y una sonrisa, aprobaba la faena.  

Todo iba a las mil maravillas. Incluso algunos optimistas habían comenzado a planear los festejos.

Al llegar el día noventa y nueve, los pobladores de la zona habían salido a animar al próximo monarca.
Todo era alegría y jolgorio, hasta que de pronto, cuando faltaba una hora para cumplirse el plazo, ante la mirada atónita de los asistentes y la perplejidad de la infanta, el joven se levantó y sin dar explicación alguna, se alejó lentamente del lugar.

Unas semanas después, mientras deambulaba por un solitario camino, un niño de la comarca lo alcanzó y le preguntó a quemarropa:

- ¿Qué fue lo que te ocurrió? Estabas a un paso de lograr la meta. ¿Por qué perdíste esa oportunidad? ¿Por qué te retiraste? con lo bella, esbelta y jóven que es la princesa. 

Con profunda consternación y algunas lágrimas mal disimuladas, contestó en voz baja:

No me ahorró ni un sólo día de sufrimiento...

Ni siquiera una hora...

Ni tan siquiera un segundo...

Por lo tanto, no merecía mi esfuerzo ni mi amor. 


Presionar al máximo a los demás
para obtener lo que deseamos  
parece no ser el camino idóneo,
quizá sea mejor considerar
un tira y afloja de la soga ... 


Si me gustaría conocer qué opinan algunos directores tanto de recursos humanos como de otras unidades de negocio acerca del cuento, ya que tanto de un lado como de otro algunas veces, o quizá muchas veces se tira en exceso de la soga.

Al menos os tengo a vosotros que a buen seguro dareis pistas para llegar a responder a esta pregunta que me agradaría tanto responder con vuestra ayuda ¿Para qué nos sirve tirar tanto de la soga? 

Un abrazo. Mari Cruz

8 Comentarios:

Mari Cruz on 18/10/09 21:17 dijo...

Como me habéis preguntado algunos de vosotros, comentaros que en los próximos meses estableceré paralelamente una nueva distribución temática de los Pétalos, en ello estoy, así podréis encontrarlos por fechas y temas, aunque se que muchos habéis encontrado ya el sentido a cada distribución de los pétalos de flores.

gracias por la comprensión y vuestras amables palabras acerca del blog :)

Economía Sencilla on 19/10/09 9:36 dijo...

Qué bueno, me ha encantado el cuento, gracias por compartirlo.

Ciertamente que mueve a una reflexión, ya que muchas veces, tanto en nuestra vida personal como profesional, exprimimos al máximo las opciones y lo llevamos todo al límite, como la princesa, sin que fuera necesario hacerlo.

Saludos
Pablo Rodríguez

Diego Martos on 19/10/09 13:29 dijo...

Hola Mari Cruz, tirar de la soga nos sirve para agarrarnos con fuerza a la vida junto a los tuyos para mostrar acompasadamente a la organización que puedes ayudar a ayudarles.

RRHH y la empresa están muy desnortados por cuando en mi opinión no tendría que ser así. La empresa nació con un sólo propósito GANAR DINERO.

La clave está en con que fuerza, con que presión, con que actitud se tira de la soga (ejemplo con France Telecom).

A mi me gustaría que se pudiera entender la sogga como un juego. Jugar al juego de nos vamos a acompasar como personas y organización inteligente.

Felciidades por el cuento, me ha encantado!

Mari Cruz on 19/10/09 17:06 dijo...

Gracias Pablo y Diego, me alegro que con esté pequeño tirón de mi soga haya atraído vuestra atención. Espero no ser tan déspota como la princesa y tirar con demasiada fuerza para descoyuntaros, no me gustaría perder a fieles seguidores como vosotros.

En general si aprendiésemos de la vida, de los comportamientos de otras especies y de otros semejantes nos daríamos cuenta de muchos errores que comentemos.

Simplemente es cuestión de observar para ver con plena comprensión a su vez escuchando activamente.

Tomar conciencia de lo que percibimos, cómo lo procesamos, y lo que decidimos hacer o no hacer en consecuencia.

Gracias por pasaros por mi blog.

Un abrazote. mari cruz :)

Venus dijo...

Un cuento precioso!!
Me ha hecho pensar.

Mil gracias.

Mari Cruz on 20/10/09 16:43 dijo...

Gracias Venus, que curioso nuestro modo de conocernos, todo tiene un para qué ...

un abrazo y feliz semana :)

Anónimo dijo...

Hola Mari Cruz: Cuanto más gente conozco más se parecen entre ellos, por lo menos en las cosas básicas. Todo lo lógico sigue la misma lógica para todo el mundo, aunque nos cueste verlo. Así como quien tira sin aflojar tarde o temprano se caera al suelo ya que al otro lado dejara de haber nadie de quien tirar. Esto nos va a pasar a muchas empresas que ahora estamos tirando sin aflojar... en el momento que se recupere la situación económica, nos econtraremos en muchos de los casos con que no hay nadie al otro extremos de la cuerda.
Asier

Mari Cruz on 25/10/09 23:25 dijo...

Gracias Asier por pasarte y dejar un comentario con tan interesante reflexión, ojalá pudiéramos tener siempre alguien de quién tirar o a quién aflojarle la cuerda al otro lado. La vida es cuestión de dar y aprender a recibir de los demás con agrado.

un abrazote. mari cruz

Publicar un comentario

Gracias por visitar mi blog. Agradeceré repartas los Pétalos entre tus amig@s. Y me gustaría recibir vuestras opiniones, sugerencias y comentarios para generar otros muchos puntos de vista del interés de tod@s.

Temporalmente no me es posible responder vuestros comentarios, mis disculpas.

¡Que difrutes de un buen día!
Un abrazo :) Mari Cruz

 

Cruz Coaching Copyright © 2009 WoodMag is Designed by Ipietoon for Free Blogger Template