domingo, 12 de julio de 2009

Pétalo 116 :) No te vayas por las ramas



Cuenta una leyenda que el rey de una lejana comarca, un buen día recibió en obsequio, dos pequeños halcones y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenase.

Al cabo de algunos meses, el rey pidió informe al maestro cetrero acerca del entrenamiento de las valiosas aves.

El maestro le informó que uno de los halcones respondía perfectamente al entrenamiento.

Si bien el otro no se había movido de la rama donde lo dejó desde el día de su llegada.

El rey mandó llamar a curanderos y sanadores para que vieran al halcón, pero nadie pudo hacerle volar.

Entonces decidió encargar la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió.

En un acto de desesperación, el rey decidió comunicar a su pueblo que ofrecería una jugosa recompensa a la persona que hiciera volar al halcón. 

A la mañana siguiente, vio al halcón volando ágilmente frente a las ventanas de su palacio.

El rey le dijo a su corte, ¡Traedme al autor de este milagro!

Su corte rápidamente le presentó a un campesino.

El rey le preguntó:

¿Tú hiciste volar al halcón?

¿Cómo lo hiciste?

¿Eres mago? 

Intimidado, el campesino le dijo al rey:

No fue magia ni ciencia, mi señor.

Fue algo más sencillo que todo eso, sólo corte la rama.

Fue entonces cuando el halcón se dio cuenta de que tenía alas … y voló. 

Las crónicas narran que desde entonces el halcón voló libre y sin restricción alguna.

El rey simplemente disfrutaba de su vuelo.


Un abrazo. Mari Cruz

4 Comentarios:

David Soler on 12/7/09 23:00 dijo...

Uys.. a ver si lo entiendo. El Halcón tenía el talento dentro pero nadia le había "provocado" lo suficiente o lo necesario para que lo sacara, verdad? pues para eso están los coachs como tu, no?, digo yo.
Todos tenemos algo dentro pero no sabemos como aprovecharlo. El mundo está lleno de estas historias.

Mari Cruz on 12/7/09 23:20 dijo...

David a estas alturas parece que no me conozcas, sabes que me pesa tanto el bolso porque siempre llevo unas tijeras, hacha, hazada y algún otro utensilio para cortar ramas y que sepan que es la caída libre mis coachees.
Afortunadamente sopeso cuándo cortar y al final se descubre que todos tienen unas alitas fuertes y sanas para remontar, sólo que ellos no habían reparado en ellas.
Bona nit. petóns. adeu. mc

Josep Julián on 13/7/09 12:30 dijo...

Hola Mari Cruz:
La historia que nos cuentas tiene un fondo que se puede aplicar a muchas cosas. La verdad es que asi aprendimos a ir en bici, algunos a nadar y así sucesivamente. Los miedos internos son los que nos paralizan o limitan nuestras capacidades hasta que alguien nos corta la rama que nos sujeta a lo seguro, que además suele ser lo que nos impide avanzar.
Buen pétalo. Un saludo.

Mari Cruz on 13/7/09 17:08 dijo...

Mientras tengamos tacto cortando las ramas para que mantengan el vuelo todo irá bien.
gracias Josep. mc

Publicar un comentario

Gracias por visitar mi blog. Agradeceré repartas los Pétalos entre tus amig@s. Y me gustaría recibir vuestras opiniones, sugerencias y comentarios para generar otros muchos puntos de vista del interés de tod@s.

Temporalmente no me es posible responder vuestros comentarios, mis disculpas.

¡Que difrutes de un buen día!
Un abrazo :) Mari Cruz

 

Cruz Coaching Copyright © 2009 WoodMag is Designed by Ipietoon for Free Blogger Template